martes, 23 de enero de 2018

Messalina

Por: Ernesto Bedregal Patiño

Reina entre la plebe, no carece de belleza,

menos de gallardía, para Venus su predilecta.

Pavonea sus caderas en busca de riqueza,

algarabía desenfrenada y música selecta.

***

Exhausta, se rinde ante los pies de otra cama,

así subestima las consecuencias de su karma;

no hace ni el mínimo esfuerzo por evitar otro desliz,

disfruta al máximo; total, con aquello dice ser “feliz”.

***

Van arrimando en su muelle barcas de bribones,

y aún cautiva, procede a quitarse lentamente los tacones.

Idolatra a la diosa blanca, a fármacos diluidos en un sorbo;

rezuma impudicia por sus poros, pues la risa alimenta su morbo.

(Extracto “607 Memories”)

sábado, 20 de enero de 2018

Viejas Soledades

Por: Ana María Dipp

Rebrotes de viejas soledades,

incrustan su melancolía

en la incidencia de figuras confusas,

que reflejan siluetas de antaño,

semejando pasados escenarios

que acogieron en sus memorias,

parajes construidos

en la calidez del tiempo;

inquietando en sus remembranzas

silencios que agotaron su caudal.



Rebrotes de viejas ausencias

merodean en el gris del silencio,

ocultando en sus huellas

la incidencia de veredas transitadas

que desembocan con premura sus pasos

en lejanos horizontes;

sintiendo florecer en sus veranos

el brillo del recuento en las pupilas

y morir en sus inviernos

lánguidos momentos de añoranza.





Rebrotes de viejas melancolías

incrustan sueños

en la quietud de sus rasgos,

en inefables miradas de antaño,

evocando silencios huraños

que dibujas serenos,

la silueta de innumerables recuerdos

que bailan al son de copas agrias,

acallando el concierto matinal

de innecesarios quebrantos.



Rebrotes de viejas nostalgias

merodean en el gris

de añejas arboledas,

escondiendo presurosos

la sequedad que hiere tersuras,

cuajadas en confundidos embelesos;

y sienten morir sus brotes,

no pudiendo descubrir la tibieza del sol

en la suavidad de sus hojas.

domingo, 7 de enero de 2018

Solo a la mujer

Mujer palabra lejana y sencilla

Pero, es como una luz que brilla

En cada hogar por su bondad y amor

Todos debemos cuidarla como a una flor



Es lejana de ser parte

De la sociedad, trabajo y deporte

El primer pensamiento es dudar

De su capacidad de trabajar



La mujer realiza muchas labores

Sin pedir recompensa por su dedicación

Ni les agradecemos los hombres

Por su paciencia, humildad y atención



Aparte de ejercer su profesión

Trabaja en su hogar con dedicación

Atendiendo a la familia amada

Con amor cariño y pulcritud esmerada



La mujer en la vida cotidiana

Tal vez sea la última persona

En arrimar su cabeza en la almohada

Aun así, su sacrificio no es comprendido.

martes, 26 de diciembre de 2017

Después de una mirada

De: Verónica Laura Vargas - (María Verónica de los Ángeles del Campo Grande)

Aprende a leer mis ojos,

a descifrar mis gestos;

es la única manera de llegar a mi corazón.

Memorízate mis sonrisas,

no todas son reales;

siente mis pasos,

mis miedos,

a veces estoy,

a veces no.

Recuerda,

hablo con silencios,

con miradas.

No basta que intentes robarme un beso,

no basta que desees estar entre mis brazos;

no busques más allá de mis ojos,

podrías encontrarte con el abismo

o con el olvido.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

A los ojos de Blanca Nieves (Para mamá)

De: Verónica Laura Vargas (María Verónica de los Ángeles del Campo Grande)

Hoy que me he tomado el tiempo libre,

que tengo la dicha de contemplarte,

de dibujar con mis ojos línea a línea los años que te marcan.

Y al mirarte me miro, veo que el tiempo marcha de prisa,

que falta la vida para agradecerte tantas cosas,

para decir que el ser que habita en ti ha vencido.

Siento que al ver como duermes una parte de mí se destroza,

que esa lágrima que cae de tus ojos

y ese beso que duerme en tus labios

no es más que pedazos de estrellas

que alguna vez un ángel las trajo;

para iluminar este cuarto vacío,

para alimentar este cuerpo sin vida.

Hay tanto en ti que me recuerda

la vejez que nunca tuve,

duermen tantas risas en ese sueño profundo que tienes.

Como quisiera creer que existe lo eterno,

lo inevitable.

Que no se conoce el tiempo,

que tus manos solo pasarán por invierno

y que luego llegará primavera para hacer florecer tus sueños.

Entonces el mundo valdrá la pena,

entonces creeré en la existencia de un ser divino,

allá en el cielo.

martes, 14 de noviembre de 2017

Elección de carrera

Me pregunta usted, Gaspar,

qué carrera debe dar

a su sobrino José,

y, francamente, no sé

lo que le he de contestar.

Quiere usté que el chico adquiera

una posición decente

con un título cualquiera;

mas yo no sé francamente;

cuál es la mejor carrera.

Hoy están todas tan mal

que no es fácil elegir,

y, para el colmo final,

nos cuestan un dineral

y no dan para vivir.

La de abogado antes era

una bonita carrera

de muchísimo provecho;

¡pero, hombre, si hoy ya cualquiera

es licenciado en Derecho!

¿La de medicina? ¡Horror!

No creo que le convenga,

¡si es la carrera peor!

Ya no hay casa que no tenga

en cada piso un doctor.

Y así pasa lo que pasa,

que sin ganancia maldita

y con gratitud escasa,

cada cual sólo visita

los enfermos de su casa.

¿La de boticario?. . . ¡Cero!

¿A qué gastarse el dinero

en chismes profesionales,

si gana más un tendero

de géneros coloniales?

¿La milicia? ¡Vano afán!

Los militares están

mal de cuartos,1 ¡pobrecillos!

¡No ganan para pitillos2

con los sueldos que les dan!

¿Hacerse cura? ¡Locura!

No lo pretenda en su vida

porque a mí se me figura

que la carrera de cura

anda de capa caída.

La carrera es ejemplar,

pero sólo fuera aquí

un negocio regular,

si se pudiera empezar

por Obispo. . . o cosa así.

¿Ingeniero? ¡Voto a tal!

¡Un trabajo colosal!

¡Sufrir examen cien veces!

¡Mucho cálculo integral!

¡Mucho ruido. . . y pocas nueces!

Me expreso de esta manera

por si su sobrino espera

mi franca contestación.

Déjele usted sin carrera

y déle usted un millón.

¿Estudios? ¡Qué tontería!

Tanto han bajado en el día

los títulos sin dinero.

¡Que conozco a un zapatero

doctor en Filosofía!

Si el chico sabe negado

no hará carrera aunque quiera;

pero si es listo y osado,

sáquele usted diputado

y ya el chico hará carrera.

1. Cuartos: plata, dinero.

2. Pitillo: cigarrillo.

martes, 10 de octubre de 2017

Caminante

Antonio Machado (español 1875 – 1939)

Caminante son tus huellas

el camino, y nada más;

caminante, no hay camino,

se hace camino al andar.

Al andar se hace camino,

y al volver la vista atrás

se ve la senda que nunca

se ha de volver a pisar.

Caminante, no hay camino,

sino estelas en el mar.